¿Cómo financiar un emprendimiento sustentable y sólidamente?

Me preguntaron hace unos días cómo financio mis emprendimientos, si tenía claves para compartir sobre un crecimiento sólido. Pensé unos segundos, y el entrevistador agregó: “si podés darme tu opinión o experiencia de cómo hacerlo de forma sustentable en el tiempo, con inversión y financiamiento en base a algún método o aprovechamiento de crédito…”

Siempre me ha resultado más cómodo y con éxito financiar mis proyectos y emprendimientos con lo que se dice “bootstrapping”. Si recurrimos a la Wikipedia, podemos encontrar un breve pero muy completo y detallado artículo al respecto, que copiaré y adaptaré en base a mi criterio:

Financiar y sostener un emprendimiento de manera sustentable

El bootstrapping aplicado a los negocios es un término procedente del inglés que hace referencia a empezar un emprendimiento sin recursos o con muy pocos recursos.

En el inicio de un negocios siempre hará falta aportar de forma directa o indirecta dinero. Esta metodología impulsa el financiarse en el comienzo de un proyecto significa ejercer alguna actividad emprendedora con poco o nada de capital, con más huevos motivación y conocimiento que dinero en sí.

Es decir, podemos usar mil formas de financiarnos, lo cual debe estar en nuestra idea, plan y modelo de negocio. Como instrumentos podemos nombrar: crédito, préstamo de amigos, jugar a la lotería y si ganamos invertirlo, croudfunding, campañas de recaudación, pre-venta, encontrar dinero en la calle… Hoy en día hay muchas formas que nos evitan recurrir a engorrosos procesos bancarios, reducir tasas, compartir riesgos.

Pero lo interesante, valorable y “seguro” del modelo de negocio basado en bootstrapping es la forma de emprender únicamente con los medios que se tienen al alcance (un garaje, un teléfono antiguo, computadora propia, autodidacta, etc.), ahorros propios, autonomía, inteligencia, conocimiento y esfuerzo.

Autofinanciarse vs. Crédito Bancario vs. Pedir Prestado a Amigos y Planes del Gobierno con Prestamo para Emprendedores y Pymes… ¿cuál me conviene más?

Ventajas de auto-financiar un emprendimiento con Bootstrapping

  1. Es una alternativa a la dificultad de acceso a la financiación externa. Si no tenemos un impecable perfil crediticio de 10 años de buen comportamiento financiero, ningun banco o entidad financiera te prestará dinero siquiera para comprar una computadora e iniciar un negocio.
  2. Al autofinanciar el proyecto este no dependerá de intereses y opiniones que impongan terceros, y el endeudamiento de la empresa será mínimo para una segunda etapa. También podemos integrar al “bootstrapping ampliado” el auto-financiarnos con tarjeta de crédito, por ejemplo, o créditos personales que asumiremos al 100%, sin que la entidad conozca del proyecto.
  3. Incentiva la cultura del ahorro. El generar emprendimientos pequeños que hagan una base de otro más grande cuando se integren, recaudando dinero de cada uno ó “dinero indirecto”, lo cual se traducirá en contactos, práctica, etc (ver más abajo “dinero no sólo es dinero”).
  4. Desarrolla la creatividad, dado que los recursos son limitados y hay que conseguir que sean suficientes. Atar con alambre, le decimos en Argentina; innovación, optimizar recursos, procesos, reducir costos, revisar permanentemente el producto y servicio para mantener e incluso aumentar la calidad, pero no los costos.

Inconvenientes y desventajas de auto-financiar un proyecto o emprendimiento

  1. La falta de financiación abundante y/o constante, puede limitar el crecimiento del proyecto por falta de inversión. Si recurrimos al autofinanciamiento de un proyecto o emprendimiento, seguramente tendremos una cantidad finita, un monto ahorrado y disponible que deberá cubrir todo un plan de negocios, objetivo, tiempos, plazos y promover el crecimiento.
  2. Reduce el tiempo de maduración en la creación y gestión de proyectos, dado que es necesario que estos generen rápidamente ingresos. Cuando uno tiene un monto que excede las necesidades, es decir, contamos con margen para imprevistos y varias etapas, podemos “relajarnos” en activar, más tiempo para planificar, corregir, volver a analizar. Con el modelo de negocio ajustado sólo al ahorro, autofinanciamiento y bootstrapping, debemos afinar el lápiz y cumplir estrictamente el plan de negocios.
  3. Dificulta el acceso a determinadas operaciones comerciales que requieren disponer de un margen financiero. En sí, limita el acceso a cualquier tipo de relación, operación y opción “comercial”: crédito de bancos, tarjeta de crédito del emprendimiento (se usa la personal), cuestiones societarias limitadas, crecimiento rápido si damos con un volumen repentino de trabajo. El autofinanciarnos es más seguro, pero también tiene un ritmo un poco pausado, lento, en etapas: no podremos tomar clientes más grandes de forma rápida (deberán esperar que juntemos dinero), licitaciones y concursos o convocatorias, viajes, cuestiones legales (reclamos, no conformidad, juicio laboral, etc), y obliga a “reinvertir” fuerte para ser competitivos de manera sustentable en el mediano plazo.
  4. Hace más permeable el proyecto o la empresa a las oscilaciones del mercado y de la situación económica. Si bien en Argentina desde el cambio de gobierno (no es opinión política, es hacer análisis del mercado y contexto económico), hay una inflación más estable y previsibilidad. Hoy tenemos más opciones de pedir créditos sin taaaanta burocracia y requisitos, con créditos para emprendedores y lanzamientos, a tasas bajas. Opciones de crédito simplificadas en la segunda etapa, con plazos razonables. Pero igual debemos hacer buenos costos, análisis de mercado, precio y futuro: debemos hacer buen negocio, ser competitivos y encima pensar en la reinversión para crecer.

“En época de crisis hay muchos llorando, mientras otros están vendiendo pañuelos. Anímate y emprende”

¿Cómo está el panorama de financiamiento y créditos para emprendimientos y pymes en Argentina?

La pregunta se completó con: ¿Cómo lo verías al crédito para emprendedores y pymes, comparado al autofinanciarse y el bootstrapping?

Sobre el último punto (ítem 5), sobre el contexto económico, inflación, ajuste de precios… y un poco de repaso sobre todo el modelo o dinámica de autofinanciar un emprendimiento en base al bootstrapping: ¿Respaldo frente a cambios en la economía? Una forma práctica es agregar en el excel una columna paralela y de valores fijos en dólares. Te permita mantener la visión más estable ante correcciones en pesos.

Autofinanciarse vs. Crédito Bancario vs. Pedir Prestado a Amigos y Planes del Gobierno con Prestamo para Emprendedores y Pymes… ¿cuál me conviene más?

Sobre gastarse de forma más rápida a la prevista el ahorro, capital inicial e inversión propia, la cuestión es de control y autocontrol: congelar los objetivos de inversión a futuro en un plazo fijo, cosa de no “quemar” ese dinero antes, por más necesidad. Tener en cuenta y por escrito presupuestos, precios, plazos, con fechas, metas, dedicarle a las planillas el tiempo que necesitan. Ya no usar el plazo fijo por respaldo ante cambios en la economía, sino para evitar de darles un manotazo, lo que es finanzas (y no economía!!!). Si gastaste de más, por más imprevisto, y usaste la reserva, no te engañes: no es inversión, no vas a recuperarlo, no insistas. Igual si usás de forma irresponsable el dinero que te dieron en un crédito, donde encima el banco te va a controlar el balance, gastos, etc.

Sobre los créditos para lanzamientos de emprendimientos, capital semilla, incubadoras promovidas por planes de crédito para emprendedores del Gobierno Nacional y Provinciales, la reducción de tasas en créditos para pymes y la promoción de requisitos flexibles para iniciar un emprendimiento que impulsan algunas municipalidades, ayudan. Pero NO son “la misma libertas” de tener el dinero y financiamiento propio; por el contrario, el beneficio de contar con más capital inicial, se contraresta con trabas, trámites y opiniones o exigencias de afuera que traban un despegue suave. Yo los vería más para un salto a la segunda etapa.

Dinero no sólo es dinero: conseguir plata para un emprendimiento, inversión y créditos

Cuando el capital inicial de un emprendimiento es dinero propio, quizás alguna pequeña porción prestada, pero casi todo (90%, quizás) tuyo o de los socios, y se propone crecer, reinvertir y autofinanciarse; es importante conocer, detectar y buscar el dinero que no es dinero. Tenerlo presente nos ayudará a ejercitarnos en promover estas actividades, incorporarlas de forma temprana, ser más sustentables, ordenados, y evitar “sorpresas” por omitirlas de cómodos o ignorantes.

financiamiento creditos para emprender emprendedores ley pymes
Encuentra oportunidades” me recuerda a la frase: “en época de crisis hay muchos llorando, mientras otros están vendiendo pañuelos”.

¿Cómo? ¿Hablás de bitcoins o alguna cosa rara? ¡NO! Simplemente de eso que te genera dinero, podría generarlo, da recursos, es recurso y no es plata, moneda, efectivo o bancarizado. Dinero que no es dinero podría ser el usar el auto particular para hacer repartos, y hay que calcular el mantenimiento, desgaste, combustible y demás que le generamos como extra al uso habitual, para calcularlo como gasto del emprendimiento (¡y a futuro “pagarlo” con dinero 100% generado por el emprendimiento, elemental!). Lo mismo la computadora, celular (en un futuro será línea corporativa, por ejemplo), acondicionar una habitación como oficina (debemos calcular en el plan de negocios y el excel cuánto saldría alquilarla, y tenerlo presente desde el primer día), poner una conexión de internet más rápida…

Ahora vamos al dinero que no es dinero, y tiene muchísimo valor comercial: hacer marca, contratar un diseñador gráfico que nos haga un buen logo; quizás no toda la imagen corporativa, pero sí un logo, ¡una buena tarjeta de presentación es más que un papel!. Eso es “hacer marca”, branding; en el futuro tendrá un valor intangible. Hacer contactos, registrarlos, engrosar la agenda, mantenerlos, interesarnos, los café no sólo para ponernos al día. Dinero que no es plata también es capacitarse, ir a eventos, responder a entrevistas en el diario del barrio o presentar nuestro producto y servicio en alguna jornada de emprendedores. Eso nos debería dar dinero, directo o indirecto, hoy o en el mediano plazo. Referidos: clientes recomendados por clientes; referencias, comentarios, experiencias de clientes y proveedores, registrarlas, aceptar las críticas, analizar mejoras, feedback, seguimiento, posventa.

EN RESUMEN, mi experiencia: ¿Se puede financiar un emprendimiento con $0 poco dinero y que crezca de forma segura, sustentable y resultar interesante en un mercado? La respuesta es: nada es imposible si te lo proponés. Ok, sí, respuesta simple.

Posible lo es, pero de base, el crecimiento es más lento, por etapas, pausado. Si no sos ordenado, podés complicarla, podés fundirte rápido. Al mismo tiempo, para acceder al crédito como trampolín y salto en una segunda etapa (aún cuando seas muy ordenado, generalmente el crecimiento fuerte para estar a la altura de un mercado exigente puede ser beneficioso pedir prestado), si tenes buenas planillas, seguimiento y respaldo, un banco te presta más fácil.

creditos para pymes y emprendedores del gobierno nacional y banco nacion argentina
No hay forma más fácil o dificil de financiarse, sino formas, modalidades, proyectos, personas y diferencias en los riesgos y dinámicas que se deben adoptar. No es rebeldía contra los bancos, sino conocerlos y saber si te va a servir ó te va a complicar.

Mantenerse activo, atento a todo, planillas, autodidacta, ser tu relaciones públicas, hacer de contador, mantener el facebook, producir, crear, innovar… si es un emprendimiento unipersonal, debes de forma inmediata, iniciando, pensar en qué necesitás delegar urgente, y calcular esos costos. ES NECESARIO!

Pensar la escala, ser realista, y medirte. Si estás trabajando en relación de dependencia y vas a emprender como hobby, para sumar unos pesos, relajar la cabeza o aplicar conocimiento, pensá en cuál es tu rentabilidad. si vas a buscar generar dinero, salir hecho (quedar a mano), crecer y dejar tu trabajo fijo, si querés un proyecto para ahorrar con un plazo u objetivo fijo (ej: vacaciones, cambiar el auto, etc). En base a eso, quizás debas pensar otro modelo, aún cuando el bootstrapping o autofinanciarse suene tentador, seductor, seguro y cómodo de iniciar rápido, pero pueda detenerte o “la jodas” en medio del proceso.

A mí me funciona, me es cómodo, me gusta. Pero, muchas veces, corté pedazos de proyecto para adaptarlos a este modelo. Pensé proyectos en base a esta modalidad. Y algunas veces, me resistí al crédito (o no me lo dieron), lo cual me motivó a creer y adaptarme aún mejor al usar dinero propio, asumiendo el ritmo y con los riesgos que lleva. Exitos y fracasos, pero mucho aprendizaje.

Dejame tu comentario