Todo quien ha ofrecido productos y o servicios, tanto en un local comercial físico, como en modalidad freelance, incluso con reuniones en el café de la esquina o una oficina compartida; todos nosotros en algún momento soñamos con poder tener una sucursal las 24hs. Pensamos e imaginamos que estaría los 365 días de año abierta, con una persona que abra la puerta, atienda con una sonrisa, asesore, asista y atienda todos los requerimientos de forma rápida, precisa. Una solución que nos cierre más ventas, sin el límite del horario de atención comercial.

Eso es posible, desde hace mucho, con tener un sitio web personal o de empresa. Incluso a través de esta web que usted está leyendo, he recibido decenas de consultas, que se convirtieron en prospectos, que pasaron a ser clientes, que trajeron recomendados, que convertí en referidos… Una página de internet para el profesional independiente, un sitio web para la empresa, son ese sueño que siempre tuvimos: una sucursal virtual abierta las 24hs, todo el año.

¿Todavía no tiene una página web? ¿Por qué es necesario además de facebook para empresas?

Sucede algo que es complicado de hacer comprender a clientes, y resulta del planteo “por qué tengo que tener una página web, si facebook me deja hacer una gratis”. En primer lugar, corresponde aclarar que facebook NO ofrece una página web, tampoco es un sitio de internet, sólo un perfil. En segundo lugar, es una red social que, si bien adiciona grupos, funciones de venta, publicidad, dinámicas comerciales; continúa siendo una red social.

Pero sobre todo, algo más importante. La gente pasa en facebook horas, pero en un entorno de amigos, familiares, noticias falsas y chistes tontos; es decir, si bien podemos incentivar la venta, mostrar los productos, la dinámica propuesta y predominante no es la venta. A más, entre tantos concursos masivos, falsos e inescrupulosos de “comentá, poné me gusta y compartí” (que no dan resultado de venta ni relación a mediano y largo plazo), podríamos hasta perjudicar la imagen de nuestra compañía.

Para tener presencia de la empresa en facebook, hay que asignar recursos económicos: si no se pone plata en publicidad de la red social, los resultados y alcances bajan drásticamente. Se necesita tiempo y profesionalismo, una comunicación planificada. Muchas empresas se han perjudicado más de los beneficios por un dueño enojado que contestó mal a un cliente, tenga razón o no… una empresa en facebook necesita del asesoramiento de un community manager. Se requiere de forma parcial, freelance, permanente, como sea, tener un especialista que conecte frecuentemente, que permanentemente esté controlando la conversación, que de respuestas, que publique cosas…

¿Por qué mi empresa tiene que estar en facebook? ¿Conviene hacer un perfil de empresa en facebook?

Facebook impone sus condiciones, es un sistema cerrado, poco flexible, es “tal y como está”. Se comete muchas veces el error de abandonar una página web que genera ventas, que tiene tráfico y registros, por fomentar el aspecto social. A quién no le gusta ver todos los días que tenemos más me gustas que ayer, que la pantalla se llena de deditos pulgares para arriba. Pero, estamos sacándonos los clientes de nuestro ámbito, los estamos empujando desde el mostrador del local comercial hacia la calle ¡Los echamos!

Los teníamos mano a mano, fidelizados, nuestros, parados frente al mostrador, comprando, con aire acondicionado, con el número en la mano, con la lista de compra y, si improvisamos en las redes sociales, y lo estamos empujando a la vereda, al sol, a la incomodidad del calor, a que vean toda la competencia cruel, muchas veces hasta deshonesta o incluso más ordenada y bonita que la propuesta nuestra. Al exponernos de forma desordenada, nos vamos a una competencia de precio y no de calidad de atención.

¿Cuánto sale diseñar una página web? ¿Por qué tener una propia diseñada, si hay sistemas que arman gratis las páginas web para empresas?

Cuando se plantea el diseño de una sucursal, local comercial, plantear el armado de las estanterías, demoramos más o menos tiempo pensando, midiendo, diseñando y planificando dónde ubicar el depósito. Estaremos pendientes de cómo debe hacerse la instalación eléctrica para conectar todas las computadoras adecuadamente, los aires acondicionados, que necesitamos una línea telefónica para el posnet y otra para llamadas, que si tenemos un solo proveedor de internet y no es estable necesitamos otro. ¿Dónde ponemos el dispenser de agua? ¿Lo compartimos con los clientes o sólo es de uso del personal?

Lo mismo para un sitio web. Las “soluciones” para diseñar la página web de la empresa de forma gratuita, no es solución en sí. Hay cientos de ejemplos que he visto a lo largo de 15 años como usuario de internet, 10 de ellos trabajando en el rubro, y muchos proveedores duran pocos meses, dejando luego abandonados sus servicios, discontinuándolos, haciéndolos de pago (como facebook, que hoy si uno no publicita, no te muestra a “tus” seguidores).

Armar una página web, más allá del diseño, lleva otros componentes necesarios y que, a mi criterio y experiencia, mejor si están en control de la empresa. Una página web es un programa informático, imágenes y componentes que, puestos en un servidor de internet y hosting para empresas, puede estar en contacto con el mundo las 24hs y los 365 días. Es decir: el diseño y programación web son sólo código, números, letras, carecen de estructura; se necesita luego de alojamiento web, de una computadora especial conectada a la red pública de internet. Esto tiene un costo, los hay mejores y no tan buenos, estables y pésimos, rápidos y lentos…

¿Qué ventajas tiene tener una página de web propia de la empresa, diseñada por un profesional?

Además, en ese mismo servidor de internet para empresas, alojaremos la página web y otros servicios como: correo electrónico con el formato [email protected], [email protected], [email protected]… puede cargar, dependiendo el servidor y qué contrate como asesoramiento, un sistema de facturación y gestión de clientes, un backup de archivos de word o planillas de cálculo por si se rompe su computadora en la oficina, interconexión de sucursales con una intranet, etc.

Tener una página web propia, extra de ser diseñada, pensada, planificada, personalizada y acorde a la necesidad de la empresa, es tener información, datos, y más servicios en sus manos. Sus clientes no están ni en facebook, ni en la competencia, están en su sucursal virtual. Wix, uno de los servicios gratuitos de diseño de páginas web para empresas, es muy fácil de usar, pero ¿peyó sus términos y condiciones? ¿vió quién está detrás del proyecto, qué dato recolectan y qué hacen con ellos? ¿leyó el apartado que dice sobre la caducidad del servicio y que le ponen publicidad en “su” página?

Me pasó una vez que un cliente recurrió a mí porque aparecía publicidad de su competencia en medio de su sitio web para empresas gratis. ¿Cómo es esto posible?, me dijo; a lo que contesté: y bueno, es gratis, de alguna forma tienen que recaudar para mantener su servicio…

Entonces: ¿qué necesito realmente para vender en internet, tener presencia, no gastar de más y hacer bien las cosas?

Contáctese con un asesor profesional

No es necesario pedirle el título en programador, analista de sistemas, diseñador… pídale mejor una página web que haya diseñado, el porfolio, eso le dará idea de la flexibilidad en estilos que ha tenido (son todos iguales, de diferentes rubros, qué grado de calidad puede apreciar usted). En estos “nuevos rubros” hay muchas personas geniales, super profesionales, con años de experiencia y son autodidactas. Por caso: llevo más de 10 años diseñando webs, gestionando proyectos digitales, haciendo publicidad, marketing y comunicación en nuevos medios, eso pesa más que un título de grado, créame.

Pida que lo asesoren, le hagan una propuesta y le expliquen los beneficios

Mejor dicho, déjese asesorar. Deje que le hagan una propuesta. Deje que esa persona le cuente los beneficios, créale, déjese asistir por alguien que tiene experiencia en el tema que usted no domina. Déjelo trabajar en lo que sabe hacer y hace. Muchas veces se recurre al ejemplo “quiero que pongas la foto de mi sobrina, que es tan hermosa ella”, y depende qué se vende, qué imagen institucional queremos, y estas cosas no hacen más que reducir la acción del profesional, condicionar el asesoramiento, reducir los resultados y éxitos.

Indague sobre los proveedores externos y servicios tercerizados

Muchas veces la persona con la cual usted contacte, no sea la que realice todas las tareas. Por ejemplo, yo confío en el servicio de hosting para empresas de ServicioAlternativo.com; utilizo principalmente el sistema de publicación y gestión de contenidos WordPress, en algunas oportunidades recurro a la red de distribución de contenidos y aceleración web de CloudFlare, también gestiono las campañas de redes sociales para empresas con Hootsuite, etc. Es decir: puede consultar, sea curioso, no para robar ideas, sino para conocer más sobre quiénes intervienen en el proceso.

Que lo suyo, sea suyo: para eso está pagando

Hay muchas cosas que son “gratis”, en cuanto a la licencia de uso, otras son “libres” o “abiertas”; pero usted al pagar por un trabajo a medida y personalizado, debe estar en noticia de qué incluye, en qué consiste, y sobre qué está pagando. Claro está que el tiempo de desarrollo, diseño, personalización, producción, etc; eso se paga, eso se cotiza, presupuesta, acuerda y se debe cumplir tanto con lo propuesto como con el pago acordado. Un diseñador puede buscar fotos de excelente calidad en bancos de imágenes gratuitos o pagos, si usted ajusta el presupuesto deberá mermar la variedad, calidad y cantidad de imágenes a utilizar.

Entonces, ¿qué es lo suyo y qué está pagando? Otro ejemplo, quizás más claro y que genera conflicto a futuro, es el nombre de dominio (es la dirección de internet tipo nombre-de-la-empresa.com; eso tiene un costo y renovación anual); y el proveedor de hosting; si se lo registra a nombre del cliente o aloja en un servicio que el cliente eligió, debería ser responsable por ello; si se contrató con el diseño, si se registra a nombre del diseñador o agencia, cómo se debería resolver en caso que luego del tiempo de contrato se decida cambiar de proveedor y/o diseñador. Eso debe quedar claro.

Por último, el objetivo principal:

En todos los casos, ya sea que contacte con un freelance, profesional independiente, agencia, empresa, quien sea; creo que siguiendo estas sugerencias usted podrá tener no sólo un buen resultado, producto y servicio, sino además generar una relación dinámica, de confianza, un buen asesoramiento y una relación comercial a largo plazo.

Una página web es la sucursal 24hs que siempre quisimos tener
Etiquetado en:                            

Un pensamiento en “Una página web es la sucursal 24hs que siempre quisimos tener

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *